Casa Turquesa en Paraty, Río de Janeiro


La Casa Turquesa, situada en Paraty, Río de Janeiro, es una clara demostración de que los hoteles boutique se están poniendo de moda en Sudamérica. La verdad es que eso es algo que no nos extraña, pues en la costa existen infinidad de oportunidades para construir y decorar un hotel con mucho estilo. El encanto del entorno se fusiona con el encanto del interior con muy poco esfuerzo. Toda inversión es rápidamente rentabilizada.


La verdad es que sus 9 habitaciones no pueden ser más elegantes y acogedoras. Nada más plantarse delante del edificio del hotel, uno entiende perfectamente por qué se llama así. El color turquesa es el que predomina tanto en la fachada como en las habitaciones. Además, el cielo y el mar de la zona a veces también nos hacen pensar que estamos rodeados por ese color tan bonito y tan propenso a cansar, aunque ya os digo yo que para una estancia de un par de semanas no os va a pasar nada de eso.


Las zonas comunes tienen las paredes rugosas de piedra y la madera noble brasileña se deja ver en el mobiliario y en otros detalles, lo cual también le aporta un estilo rústico entrañable. Las habitaciones, por su parte, son mucho más sencillas. El color blanco y el color hueso son los más empleados y contratan con el mobiliario y los suelos de madera oscura. Tenemos que decir a su favor que se respira un ambiente muy natural y con poca tecnología de por medio, aunque evidentemente no han podido obviar dos detalles tan importantes como el de la pantalla de cristal líquido y el aire acondicionado. Por lo demás, camas muy confortables y mosquiteras para evitar que nos levantemos con los brazos y las piernas llenas de picaduras.


Todas las suites superiores tienen jacuzzi, mientras que el resto de huéspedes tienen que acudir a la piscina comunitaria central para darse un buen chapuzón. También hay un jardín, una bodega y un cenador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *