Finca Son Gener en Mallorca

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La Finca Son Gener es un lugar único para disfrutar de la tranquilidad y la naturaleza, dos palabras que normalmente suelen ir de la mano cuando se habla de turismo. Se trata de un hotel rural del siglo XVIII que destaca por ser el principal exponente del agroturismo en Mallorca. Pese a que fue abandonado durante mucho tiempo, fue remodelado convenientemente para que los huéspedes puedan sentirse como en casa en sus 10 habitaciones.


Las habitaciones son tipo junior suite y están distribuidas en dos plantas. En la primera encontramos el comedor, la cocina, los salones con chimenea, la bodega y dormitorios con salida al jardín. En el nivel superior lo que encontramos son el resto de habitaciones y la terraza, con unas vistas maravillosas pese a que no se eleva a una gran altura.


Viéndolo desde fuera podemos pensar que es un hotel viejo que no dispone de servicios muy actualizados. Sin embargo, su interior es muy moderno y cuenta con todo clase de lujos. La decoración es sencilla y sobria, hay pocos detalles ornamentales y los muebles, de madera rústica, tienen una línea muy sencilla y depurada. El descanso y la privacidad han sido tenidos muy en cuenta por los diseñadores que se encargaron de la distribución.


Todas las habitaciones son diferentes, pero todas coinciden en que existe una unión con los jardines gracias a los colores blancos y crudos. A propósito de los jardines, hay que decir que cuentan con almendros, algarrobos y olivos centenarios. Tampoco hay que ignorar el huerto propio de la finca, pues de ahí se extraen muchos de los productos que luego se sirven en el restaurante. La gastronomía es esencialmente típica de Mallorca.


El descanso está garantizado gracias a la piscina y sus tumbonas, aunque los que no quieran salir al exterior también tienen tiempo para relajarse. Los cuartos de baño son de lujo y los artículos del tocador de alta gama. Además, se ofrecen tratamientos profesionales, hay sauna, baño turco y una sala de yoga. Todo ello justo al lado de un spa que nadie espera encontrarse allí.


Por último, decir que la finca permanece cerrada desde el 1 de diciembre hasta el 15 de enero. El resto del año está abierta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *