Hotel Monasterio en Perú


El Hotel Monasterio no es un hotel cualquiera, es un hotel que para empezar está situado a 3.300 metros por encima del nivel del mar. Es lo que tiene estar Cuzco, la ciudad habitada más antigua de las Américas, una localidad que llegó a ser capital del Imperio Inca. De hecho, el hotel lo construyeron unos colonos españoles hace ya más de 300 años, por lo que la mezcla entre la cultura inca y colonial se puede apreciar en todos sus rincones.

El paisaje es impresionante por la naturaleza que allí se concentra. Pero no sólo eso es digno de admiración, también la infinidad de ruinas arquitectónicas que hay por el lugar. Sin ir más lejos, el Machu Pichu no queda demasiado lejos, a tan sólo un día. Los huéspedes pueden contratar una completísima excursión hasta allí que incluye una acampada en plena Ruta Inca.


Dejando a un lado el entorno y centrándonos en el Hotel Monasterio, tengo que deciros que las habitaciones son de estilo moderno y colonial, lo cual combina a la perfección con la imagen heredada de los dormitorios para jesuitas. Todas ellas son distintas, tanto en diseño como en dimensiones. Desgraciadamente, no todas reciben oxígeno, algo que en más de una ocasión ha ocasionado problemas. El mal de alturas no es ninguna tontería, es algo que hay que tomarse muy en serio.

Para comer lo mejor es acudir al Restaurante Illary, justo al lado del patio central. Es moderno y lujoso y destaca gracias a la cocina Orient Express que deleita a los comensales con platos tanto de cocina internacional como de cocina tradicional peruana. Para los que prefieran otro tipo de comida, también está a disposición de los clientes el Restaurante Tupuay, más tradicional y únicamente con especialidades peruanas. Abre para los desayunos y también para la Cena Inca de los sábados.


Lo que no se lleva muy bien allí es el tema del ejercicio. Debido a la altura, lo único que se recomienda es un paseo andando, pues eso equivale a una buena sesión de aerobic a pocos metros por encima del nivel del mal. Sin embargo, si quieres moverte un poco más, puedes pasearte en bicicleta o probar con el rafting en rápidos.

El precio por noche ronda los 200 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *