Los hoteles más raros del mundo


Si te gusta hospedarte en hoteles originales cuando vas de viaje, el artículo de hoy te encantará ya que te mostraré los hoteles más raros del mundo. Son lugares nada convencionales en los que no tiene nada que ver el concepto de hotel que tiene todo el mundo de un edificio normal con habitaciones normales con cama y cuarto de baño. Hoteles de hielo, hoteles en cuevas… una auténtica experiencia.

Si quieres sorprender a alguien con un alojamiento diferente en ciudades muy interesantes, sigue leyendo y verás que pasar la noche en uno de estos hoteles puede ser una de las aventuras más apasionantes de tu vida.

Hotel de Glace


Este hotel tiene la particularidad de que es de hielo y se encuentra en Canadá, a 10 minutos de Quebec. Solamente está abierto entre enero y marzo ya que es cuando se ha acumulado hielo y nieve suficiente, y en primavera se deshace para volver a construirlo al invierno siguiente. Las camas son auténticos bloques de hielo, pero no te preocupes que están cubiertos por un aislamiento que impide que te congeles al dormir.

Cappadocia Cave Suites Hotel


Está en pleno Parque Nacional de Goreme, en Turquía, y se encuentra dentro de unas cuevas. Eso hace que todas las habitaciones sean diferentes, pero todas tienen en común unas vistas espectaculares del Valle de Goreme.

Quinta Real Zacatecas


El otro día escribí un artículo sobre este hotel, que está en una plaza de toros en Zacatecas, México. Es un lujoso hotel de 5 estrellas que tiene una decoración fascinante y que a pesar de haber sido remodelado, se respetó la estructura de la plaza.

Martin’s Patershof


Está en Mechelen, en Bélgica, a una media hora en coche de ciudades como Amberes o Bruselas. Se encuentra en una antigua iglesia del siglo XIX, por lo que es un hotel muy tranquilo. Lo más llamativo es la luz de colores que entra por la ventana gracias a que se conservan las vidrieras. El hall es impresionante ya que está en lo que era la nave principal de la iglesia.

Ariau Amazon Towers


Si vas a viajar a Manaos, en Brasil, te gustará pasar al menos una noche en este hotel. Está en medio de la selva amazónica, en una reserva ecológica a la que solo puedes llegar en barco a través del río Negro. Las habitaciones están en lo alto de los árboles, suspendidas a unos 20 metros del suelo. Desde ellas puedes ver papagayos, monos y otros de los animales que viven por allí.

Luna Salada


Este peculiar hotel está en Uyuni, en Bolivia, y se caracteriza por estar construido con bloques de sal. Ofrece vistas espectaculares del Salar de Uyuni y todas sus salinas. Las camas y algunos muebles están también hechos de sal, y todo el hotel es muy tranquilo ya que está totalmente alejado de la civilización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *