Los mejores hoteles boutique del Caribe


¿Qué queremos decir cuando calificamos a un establecimiento como hotel boutique? Lo normal es que con este término se designe a hoteles no muy grandes, con un servicio especialmente bueno y con encanto. Estos últimos días, la publicación Caribbean Journal ha revelado su lista de mejores hoteles boutique del Caribe, y por supuesto en Hotelesia no hemos tardado en hacernos eco.

Así que en este post voy a deciros cuáles son, según el prestigioso diario, los mejores hoteles boutique de la región caribeña y por qué han sido escogidos. Con un tope de cincuenta habitaciones, se les ha seleccionado considerando aspectos como localización, servicio, gastronomía, interiorismo, ambiente y diseño, entre otras cosas.

Secret Bay


Su pequeño tamaño y su exclusividad lo han convertido en el número uno del ranking. Este hotel está formado por dos villas y dos bungalows, y sus vistas sobre la costa de Dominica y la Isla de Guadalupe son espectaculares.

Tensing Pen


Este paradisíacos resort se encuentra en la ciudad jamaicana de Negril, y es un lugar de referencia para quienes gustan de disfrutar de lo que se conoce como cliff diving (zambullidas desde acantilados). Su ubicación directamente sobre el mar también lo ha hecho muy popular entre quienes buscan un lugar para la meditación y el descanso.

True Blue Bay Resort


Este precioso hotel, perfecto para el turismo familiar, se encuentra en Granada (también conocida como Grenada, una isla-nación del Caribe que incluye las Islas Granadinas). Este lugar es también un referente para el turismo sostenible.

Pavilions & Pools


Su nombre es bien sencillo: pabellones y piscinas, y precisamente eso es lo que nos ofrece este resort situado en las Islas Vírgenes estadounidenses. Cada villa tiene su piscina y goza de la máxima privacidad. Para llegar al hotel hay que recorrer un intrincado camino que lo hace aún más íntimo.

Boardwalk


En la bella Aruba se levanta este paraíso del descanso y el relax, que permite a los viajeros sentirse como en su propia casa. Nada que ver con los grandes hoteles de lujo… Un recinto maravilloso para no querer salir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *