Lujo y sofisticación en el Conrad Brussels, en Bélgica


El Conrad Brussels lleva el clasicismo por bandera, si bien se trata de un clasicismo nada anticuado que dota a lo que lo rodea de una magia que convierte a este hotel de negocios en un lugar muy especial.

Bajo la enorme fachada de este hotel del siglo XIX encontramos una decoración lujosa, sofisticada y algo ostentosa poco común en los hoteles de negocios de la zona, y es que lo que busca precisamente el Conrad Brussels es eso, distinguirse.

Cada uno de sus rincones ha sido diseñado para impactar, cada detalle pensado para no dejar absolutamente nada al azar. Las zonas comunes del hotel tienen un estilo muy clásico que nos recuerda a los grandes y majestuosos salones del Viejo Mundo mientras que las habitaciones, que mantienen la esencia clásica del resto del hotel, optan por un estilo bastante más contemporáneo para hacer que sus huéspedes se encuentren a gusto y fuera de lugar.


En total, este enorme hotel dispone de 269 habitaciones de entre 42 y 70 metros cuadrados, todas ellas equipadas con las últimas tecnologías y con unos cuartos de baño que son la envidia de cualquier hotel, con ducha y bañera por separado. Las Suites Deluxe, además, añaden a todo esto un baño adicional para las eventuales visitas y las estancias Executive ofrecen un jacuzzi en el que sólo los más afortunados podrán relajarse con un placentero baño tras un duro día de trabajo o de excursión por la ciudad.


Los que no tengan esta suerte, sin embargo, también podrán disfrutar de la zona de spa y wellness del hotel, así como de la piscina cubierta.

El Conrad Brussels se encuentra en la Avenida Louise, por lo que supone un punto de partida perfecto para conocer la ciudad, permitiendo que llegues fácilmente a los principales puntos de interés de la ciudad: además de transporte público a unos minutos, podrás llegar a pie al Palacio Real y a la Grand Place.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *