Preciosas cabañas canadienses en el Post Hotel and Spa


La imagen del hotel parece de postal: una serie de cabañitas de madera rodeadas por enormes árboles y altísimas montañas bañadas por la nieve. El Post Hotel and Spa es uno de aquellos hoteles de ensueño en los que nos gustaría perdernos unas Navidades.

Este encantador hotel se encuentra cerca de Lake Louise, en el parque natural de Banff, en Canadá; de ahí el increíble entorno natural que lo rodea.

El Post Hotel and Spa está ubicado a unos 1500 metros de altura y a primera vista parece un gran chalet de los Alpes, con unas habitaciones que nada tienen que envidiar a las de éstos.


Para hacerte a la idea, las habitaciones más pequeñas tienen 27 metros, tamaño que va aumentando en función del tipo de habitación que elijamos. También hay habitaciones dobles más grandes, habitaciones deluxe (ambas con camas de tamaño kingsize) y suites que ofrecen amplísimos espacios, con comodidades como bañera jacuzzi, una chimenea en la que pasar una plácida y romántica velada y un balcón que posiblemente sólo utilicemos para disfrutar de las vistas.

Sea cual sea nuestra habitación, podemos dar por seguro que las vistas desde sus ventanales no nos defraudarán: hacia las montañas, cerca de la entrada al hotel, o hacia el patio del hotel, donde se encuentra el parque nacional.


Además de éstas, el hotel dispone de preciosas cabañitas independientes para los clientes con los mejores bolsillos. La Fairview, la Whitehorn, la Pipestone y la Temple son cuatro de las cinco casitas del hotel, cada una de ellas con una temática distinta aunque con el diseño típico de las casas canadienses: paredes en madera, chimeneas de piedra, decoración rústica, grandes bañeras…

Sin embargo, la que te dejará sin aliento es la Watson House, la estancia estrella del hotel. Se trata de una cabaña de dos plantas y 278 metros cuadrados, algo apartada del hotel para situarse a la orilla del lago Pipestone y muy cerca del lago Louise. La Watson House tiene cuatro suites que acogen hasta diez personas, una gran sala de estar con una enorme chimenea de piedra, una cocina completa y, por supuesto, unas maravillosas vistas.

Por desgracia, de los 189 euros que nos puede costar pernoctar en una habitación doble en este hotel a los 2.070 euros que cuesta la Watson House va bastante. No te preocupes, ¡que soñar con ella es gratis!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *