Un hotel en un molino histórico


Desde luego, si Don Quijote viera este hotel no sé qué es lo que haría: entrar a dormir en sus confortables habitaciones o embestir con su lanza en ristre y Rocinante a galope… La idea de hacer un hotel en un molino de viento es, desde luego, muy atractiva. Y aún lo es más si el molino es una construcción histórica situada en un enclave muy hermoso.

El nombre de este alojamiento, que tiene categoría de bed & breakfast, es Cley Windmill Hotel. El molino fue construido en el siglo XIX cerca de la costa de Norfolk (Inglaterra) y consta de una torre de cinco plantas con una plataforma en el segundo piso. En total, su altura es de 17 metros.

El alojamiento con más encanto


Si bien el molino ha sido conservado y convenientemente rehabilitado como hotel, sus aspas hace ya mucho tiempo que dejaron de girar. Hoy día, Cley Windmill está considerado uno de los alojamientos con más encanto de Gran Bretaña, tal y como lo describía la periodista Fiona Duncan, de The Telegraph. También es uno de los que más ocupación tiene a lo largo del año, rondando el 84% a lo largo del año y un espectacular 99% en el mes de agosto. La localización del hotel, con unas fantásticas vistas sobre las salinas de Blakeney Point y el bravo mar, puede tener mucho que ver con ello.

Vistas, paseos y tiendas


También es de destacar la personalidad, encanto y comodidad que ofrece este humilde pero bello alojamiento. Las habitaciones ocupan lo que antaño fueron los establos y cobertizos para los botes. Además de alquilar habitaciones, el Cley Windmill también se puede alquilar al completo para celebrar fiestas y bodas. En las proximidades del hotel hay un agradable paseo que lleva hasta Cley-next-to-the-sea (en español, Cley junto al mar), un pueblo lleno de encanto y con tiendas muy originales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *